3 de desembre de 2009

Quina conya, quina ironia!

Ja he vist les fotos de Joan Laporta celebrant la victòria davant del Madrid. No les reproduiré aquí ni tampoc les comentaré. No vull fer el joc a la caverna mediàtica. Però sí que vull comentar la crònica d'Antoni López d'avui a La Vanguardia perquè és un exemple brutal d'ironia.
Us recordo que Joan Laporta va ser fotografiat al Luz de Gas de Barcelona tirant-se xampany, no cava, per sobre. Aquests són els moments irònics, i de molta mala llet, de la crònica:
Avantítol
:
"Con su segundo gol de la temporada, el francés aporta luz y gas al equipo"
Títol
:
"Titi pone el champán"
Cos de la crònica
:
"Hasta ese instante, lo más trepidante de la noche había ocurrido en el descanso"
"Hasta que Henry, en el primer minuto del segundo acto, descorchó el partido al cabecear a la red un centro de Maxwell, el Barça había sido un equipo opaco, sin luz ni gas"
"La plantilla ni siquiera ha tenido tiempo de disfrutar de tales triunfos"
"Gris, la victoria en Jerez no da para grandes celebraciones, no invita a descorchar unas botellas de champán y lanzarse a la pista de baile bajo los acordes de Viva la vida."
"La feliz circunstancia, si no da para espumoso del país de Titi, bien merece unas rondas de barbadillo y langostinos de Sanlúcar de Barrameda"
"Henry, abuelo de una delantera con Pedro y Bojan, puso ayer el champán."
"Un tanto trascendental, aunque no lo celebrara con el exceso de efusividad que aplicó después de marcar al Mallorca"
"Pero, una vez más, los azulgrana que se visten de corto carecerán de tiempo para celebraciones."